miércoles, 1 de agosto de 2012

Muchos ciclistas urbanos no son conscientes de lo molestos que son para los peatones


Foto de commons.wikimedia.org
Hace unos días leí un email enviado a la lista de correo de la BiciCritica, un evento que en Madrid convoca más de mil ciclistas; ese email era parte de una discusión sobre si la "masa" debería o no parar para que crucen los peatones. El mail incluía este párrafo:
"Para que pasen los peatones no hace falta (normalmente) parar dos o tres carriles ( al no ser que sea callao hora punta y pasen 100 peatones). Las bicis no son como los coches la masa puede filtrarse entre los peatones sin el mayor problema parando lo justo o esquivando a los peatones la velocidad que llevamos lo permite. Y los peatones pueden aprender de ello que pueden colarse entre las bicis sin problemas"
Este párrafo me parece significativo porque pone de manifiesto la falta de consciencia que tienen muchos ciclistas urbanos de lo molestas que pueden ser las bicicletas para los peatones.

Piensan esos ciclistas que porque circulan en bicicleta y/o porque ellos piensan que "respetan" a los peatones éstos no se van a sentir intimidados, amenazados y molestos.

En realidad esos ciclistas están aplicando, sin darse cuenta, la misma lógica que muchos conductores aplican a los ciclistas: te estoy adelantando con suficiente separación, yo no circulo tan deprisa, tengo hueco para adelantarte, esto no supone un peligro para ti, etc. etc.

Yo creo que esto es consecuencia de que todos, en general, tendemos a sobrevalorar nuestro respeto por los demás; o lo que es lo mismo, todos tendemos a infravalorar lasmolestias que nuestros actos causan en los demás. Les pasa a los conductores de los coches con su respeto a los ciclistas y nos pasa a los ciclistas con nuestro respeto a los peatones.

Pero si eres uno de estos ciclistas te invito a que hagas la siguiente reflexión. ¿Tiene sentido el comportamiento que propones si en vez de en bicicleta circulases en coche, moto o en ciclomotor, aunque fuese eléctrico?

A cuidarse
Javier Arias González

Publicar un comentario