jueves, 1 de julio de 2010

Panóptico ciclista

Imagina que tu bicicleta viene equipada con sistema compuesto por un GPS, un acelerómetro, un sensor de proximidad y un sistema de cámaras capaz de sacar fotos hacia delante, hacia atrás y hacia ambos lados.

El sistema funciona de la siguiente manera. Las cámaras van tomando fotos en las que codifica la posición y la fecha. Las fotos se almacenan en una memoria temporal de forma que siempre esté almacenado, digamos, el último minuto de fotografías.

Si el sensor de proximidad detecta que un vehículo adelanta a la bicicleta una cierta velocidad a menos de 1,5 metros, si el acelerómetro detecta una aceleración o deceleración brusca (síntoma de un accidente) o si el ciclista pulsa un botón. El minuto de fotografías temporales almacenadas se copia automáticamente en un memoria permanente.

Esos minutos de fotografías almacenados en memoria permanente pueden ser usados para acompañar una denuncia del conductor imprudente, que ha provocado un accidente o que ha cometido una temeridad poniendo en peligro a un ciclista.

Esa es la idea del blog Gordon's notes inspirado por la entrada Defensive surevellance for cyclist.

Se podría incluir también un micrófono para poder grabar los chillidos/insultos/improperios del conductor de turno.

Después de comentar esta idea con varios ciclistas urbanos tengo la hipótesis de que ésta parece mejor idea cuanto más miedo se tenga a circular por la calzada y que, al contrario, ésta parece más innecesaria cuanto más acostumbrado se esté a circular integrado en el tráfico.

¿Qué te parece la idea? ¿Se sostiene esta hipótesis?

A cuidarse
Javier Arias González

5 comentarios:

maelmori dijo...

Alguna vez he pensado algo parecido, jajaja. Recuerdo un día que una niña bien que me adelantó a toda galleta en mi propio carril haciéndome temblequear cuando subía por Mendez Álvaro. Pensé: "lo mismo si tuviese una cámara en el casco y grabase el recorrido me iba a hartar a poner denuncias".

Mane dijo...

Esta idea, como tantas otras, parece surgir de dos ideas:

1) El medio es, por naturaleza, hostil. No estoy de acuerdo con esto, hay que ser prudente, extremar las precauciones, ser cuidadoso, etc. pero si empezamos a considerar todo lo que nos rodea como "agresivo", mejor no salimos de casa.

2) Si me hacen daño, voy a sacar el máximo". Los accidentes ocurren, a veces hay culpables, a veces no. Pero lo que hay que idear son sistemas para evitar los accidentes, no sistemas para cobrar a posteriori. Si tenemos una joya valiosa en casa, por ejemplo, más vale cerrarla en una caja fuerte que dejarla encima de la mesa y poner una cámara para pillar al ladrón, ¿no?

superkaos dijo...

Una vez un autobús me adelantó sigilosamente dejandome unos 20cm de distancia. En el siguiente semáforo le dije al conductor que me había dado un susto de muerte y él se disculpó. A veces solamente es necesario explicar las cosas con amabilidad. Si la persona no es razonable y se pone a gritar, lo mejor es ignorarla, también he intentado argumentar con alguno de estos y no sirve de nada, no están dispuestos a escuchar. Con lo que si me he encontrado muchas veces es gente saludandome cuando les dejo pasar, yo intento hacer lo mismo cuando me dejan y puedo soltar alguna mano del manillar.
Ahora, sin lugar a duda, el mayor abuso lo he recibido cuando circulo por una calzada que tiene carril bici al lado y que yo ignoro por su peligrosidad o incomodidad, esto es terrible y demuestra que realmente su propósito es el de echarnos de las calzadas.

Javier Arias González dijo...

Una ciclista de Melburne (Australia) que ya hace algo parecido ("Normally I record my ride with a video camera, but didn’t this morning because I’m tuning a new bike for a friend. Had I recorded your actions this morning, you’d be talking to the police instead of reading this pleasant letter. If indeed we had collided, both our days would have been wrecked.")

La "pleasant letter" a la que hace mención podéis leerla aqui: Dear Reasonable Person

A cuidarse
Javier Arias González

Chauder dijo...

Jejeje, que curioso, a mi el otro día se me ocurrió la misma idea.

Pero pensándolo bien, eso no resuelve el problema, lo que es necesario es que el resto de los conductores se conciencien y aprendan a compartir las vías con los ciclistas. Si una persona aislada lo hace, sólo conseguirá que se haga justicia en sus casos particulares, y además crea una sensación de enfrentamiento, cuando lo que hay que hacer es conseguir compartir las vías.

Lo que yo pienso, que lo que debería hacer tráfico es, a aparte de una campaña de concienciación, crear unas patrullas con un sistema similar, que vigile que la gente cumpla la ley. De esta manera, que los ciclistas circulen sin miedo, que están en su derecho, y dejar a la policía la tarea de perseguir a los infractores. Además, creo que el coste de estas patrullas podría ser financiado con las multas, así que sería viable.