domingo, 14 de marzo de 2010

A favor de la bicicleta, pero por su sitio

Leo en el Diario de Sevilla el artículo A favor de la bicicleta, pero por su sitio y lo reproduzco aquí en su integridad:
"AUNQUE no tengo nada contra las bicicletas y hasta me gustan siempre que estemos en verano, no tengo más remedio que seguir denunciando la forma de entender su uso por muchos de los incívicos que han tomado la ciudad como un inacabable carril bici. Me parece magnífico que el ciclista tenga su espacio sin necesidad de jugarse la vida entre coches y camiones, por supuesto que sí, pero abomino de esos que, por ejemplo, ayer y con la calle Tetuán repleta de ciudadanos que salieron a la llamada de unos rayos solares que se han dejado querer más de la cuenta, tomaban dicha vía peatonal como si fuese una prolongación del carril bici. Cortaban el viento pedaleando como si los viandantes fuesen simples elementos decorativos con la integridad física blindada de ataques rodantes. Me gustan las bicicletas, claro que sí, pero en su sitio, sin salirse de unas fronteras más que suficientes, mucho más."
Me llamó la atención como estando totalmente de acuerdo con la queja de este peatón sevillano me entristecía lo que creía entender tras sus palabras más allá de su queja:
Las bicicletas "me gustan siempre que estemos en verano". Circular por la calzada es "jugarse la vida entre coches y camiones", a no ser "que el ciclista tenga su espacio", el carril bici. "Me gustan las bicicletas, claro que sí, pero en su sitio", el carril bici, "sin salirse de unas fronteras más que suficientes, mucho más."
Y lo que más me entristece de todo es creer que esta forma de pensar, seguramente mayoritaria entre los peatones y muy seguramente mayoritaria entre los conductores de coches en Sevilla, pueda ser una de las consecuencias de usar el carril bici segregado como solución a la movilidad de la bicicleta en Sevilla.

Cabe, por supuesto, la interpretación inversa. Que debido a esta forma de pensar, mayoritaria entre los peatones, conductores e incluso ciclistas sevillanos, se usa el carril bici segregado como solución a la movilidad de la bicicleta en Sevilla. Pero esta posibilidad me entristece aun más.

A cuidarse
Javier Arias González

6 comentarios:

Chuparuedis dijo...

Con noticias así me alegro de ser ciclista urbano en Madrid, su "anarquía" nos permite ser un ciclista completo, rápido y eficiente interactuando con el tráfico en la calzada sin tener que preocuparme de estar mal visto por no usar el carril-bici. Es una experiencia que he vivido y es muy desagradable que te insulten y piten por no usar una vía segregada para bicis, en una ocasión me tiraron una lata vacía desde un coche, acompañada de los oportunos insultos.

guss dijo...

La verdad es que nos queda mucho por civilizarnos a todos. Conductores de bichos contaminadores, peatones, y ciclistas.
A todos por su falta de respeto a las minimas normas de convivencia, y de circulación.
No me atráe ni el ciclista loco, ni la anarquía de Mdrid. Hay que regular, y normalizar, y lo primero sacar a los vehículos contaminantes de todas las poblaciones. Solo vehículos de servicio público, y no contaminantes.
Harto de tener que chuparle el humo a esos cabr....
...el humo, y su vena violenta.

superkaos dijo...

Por si no te has dado cuenta guss, chuparuedis ha escrito "anarquía" entre comillas. En realidad el tráfico tiene precisamente poco de anárquico, es un sistema ordenado, regulado por unas reglas simples. El que quiera realmente circular en bici solo tiene que hacer el esfuerzo de aprenderlas, ¿Saldrías con el coche por la autopista sin saber conducir? Es una lástima como el miedo y el desconocimiento hace que compliquemos la discusión de manera totalmente irracional, y como consecuencia creando cosas como las vías segregadas.

jose dijo...

De las palabras de este peatón se deduce que quiere confinar a los ciclistas urbanos a los carriles bici y en plan dominguero o excursión veraniega. En principio parece una queja muy lógica, pero hay que leer entre líneas y lo que nos plantea es consecuencia de su modo de entender la vía pública como coto privado de los vehículos motorizados. Un saludo.

Alimaña dijo...

Lo que pasa es que seguimos llenos de normas que nadie respeta porque nadie nos obliga a cumplir. Circular por Madrid por los "carriles bici/pasea-perros/aparca-motos/desaparece-y-no-se-sabe-dónde-está/soy-viejo-y-voy-por-donde-quiero" es ganas de buscarse líos. Estoy de acuerdo en que los carriles segregados no son funcionales: EN cuanto los haya tendremos que aguantar a los "enlataos" pitando porque no vamos por ellos. Yo nunca los seguiré. ALIMAÑA.

Anónimo dijo...

El princial problema aparte de que no estamos mentalizados para el cambio ni nos quieren adaptar al uso de la bici... esque los politicos corruptos que tenemos siempre hacen las cosas mal. Madrid como otras muchas ciudades son complicadas para el uso de la bici por calzadas, pero ojo, siempre y cuando se hagan las cosas muy mal... y esto es lo que hacen nuestros queridos políticos... de ahí que se provoquen accidentes, golpes, caídas, peleas y un largo etc...
Soy ciclista ... cuando hay carril bici voy por carril bici y cuando no me quedan mas huevos que meterme por calzada me meto y me da igual si no me creen, pero respetando al maximo todo, primero y ultimo porque el ciclista siempre tiene las de perder.