sábado, 6 de febrero de 2010

Mis reglas para circular en bicicleta por Madrid

Esta es la lista de las reglas que intento seguir cuando circulo en bicicleta por Madrid:
  1. Respeta las normas de tráfico.
Es una lista corta. Lo se. Pero después de pensar un rato me he dado cuenta de que prácticamente todo queda resumido en esta única regla.

Claro que si quiero darle un poco más de contenido a esta entrada tendré que ser un poco más específico. Esto es en lo que esta única regla se traduce para mi:
  • Circulo por el centro de mi carril. Mi experiencia me dice que hace más cómodos y seguros mis recorridos.
  • Señalizo mis maniobras. Incluso con insistencia. Que se sepan cuales son mis intenciones.
  • Me hago ver por la noche. Llevo luz delantera, dos luces traseras, catadriopticos en los pedales y chaleco reflectante.
  • No uso casco. No lo considero necesario.
  • No circulo por el carril bus. Está prohibido. No me parece práctico.
  • No circulo por las aceras. Está prohibido. Molesta a los peatones, a mi incluido cuando soy peatón. No me parece práctico.
  • No me salto semáforos. Además, aunque no esté prohibido por las normas de tráfico, por mi propia seguridad, no me adelanto en los semáforos, cuando un semáforo se pone en rojo me quedo detrás del coche que circulaba delante de mi.
A cuidarse
Javier Arias González

7 comentarios:

eulez dijo...

Tu mismo... entonces ¿qué te diferencia de un coche? Nada, no? Entonces, ¿que tiene de especial ser ciclista urbano?, nada, no? Entonces?

Según esto, en la ciudad en la que vives, los coches te respetan y frenan o se paran cuando les haces señales, no te adelantan pegados cuando vas por el centro del carril (sólo para acojonarte y echarse unas risas, a mi esto ya me lo han hecho), no te asusta que un autobús te adelante a toda leche por la derecha y un coche por la izquierda, no te importa que te adelanten a velocidades superiores a 50 km/h, no te molesta que los coches te piten porque estás ocupando todo un carril en calzadas en donde sólo hay uno, no te afectan los coches en doble fila y tampoco te molestan los tubos de escape de los demás vehículos.

Bravo. Tengo que felicitarte. A ver si yo consigo todas esas cosas algún día. Supongo que es cuestión de tiempo. Eso sí, espero que no pretendas que estas reglas se apliquen a todo el mundo.

Belén Zarzabal dijo...

Eulez, independientemente de todo lo que tú señalas, creo que el comportamiento que se apuenta en la entrada del blog debe ser el que guíe el comportamiento de un ciclista urbano.

Efectivamente esa actitud de respeto debemos exigirla al resto de los vehículos. Como con una solicitud educada no basta, debemos tomar medidas para calmar y pacificar el tráfico.

Sin embargo, sentirnos intimidados, agredidos y expulsados de la calle por los coches no significa que nosotros tengamos derecho a intimidar, presionar y expulsar de la calle a los peatones.

Javier Arias González dijo...

Eulez,

entonces ¿qué te diferencia de un coche? Nada, no? Entonces, ¿que tiene de especial ser ciclista urbano?, nada, no? Entonces?
En mi opinión, desde un punto de vista de las normas de tráfico, muy poco, casi nada. Mi pregunta sería ¿Por qué tendría que ser diferente?

Si descontamos algunas normas “secundarias”, el aparcamiento, la matriculación, etc, etc, en todas las demás, sobre todo las que se refieren a como deben de circular los vehículos en la ciudad, nada diferencia a una bicicleta de un coche, nada tiene de especial ser un ciclista urbano. Y pienso que está bien que así sea. En una ciudad en la que todos los vehículos fuesen bicicletas estas normas de tráfico seguirían teniendo sentido.

Ya quisiera yo que la ciudad en la que vivo fuese como la que describes, sin tubos de escape, sin vehículos a más de 50km/h, si coches aparcados en segunda fila. Ya quisiera yo que no me molestasen los pitidos. Ya quisiera yo poder mantenerme tranquilo ante las actitudes violentas. Ya quisiera yo.

Pero el que ni yo ni la ciudad seamos perfectos no me impide fijarme mis ideales e intentar, con mis humanas limitaciones, alcanzarlos.

Un saludo
Javier Arias González

CantaEnAyunas dijo...

He de admirar tu idealismo, pero he de suponer que tua actitud es sólo práctica si vives en el centro o trabajas cerca de tu casa.
Yo he vivido casi 5 años en Madrid y sólo sacaba la bici cada 15 de agosto. Como casi todo el mundo, el trabajo me quedaba a una distancia demasiado lejana, amén del tráfico, como para ir en bici.
Antes residí en Munich. Algunos compañeros de trabajo atravesaban media ciudad en bici cada día, otros tenían una en su pueblo para ir al tren, y otra en la parada cercana al trabajo para el último trecho. Desgraciadamente en Madrid no se contempla dotar de aparcamiento de bicicletas en las estaciones.
Ahora resido en Vitoria y voy a trabajar en bici, paseo a los niños con un carrito, etc. Egoístamente, ahorro tiempo y dinero (ecologismo y educación aparte)

AficionadoBrompton dijo...

Hola Javier,

Soy ciclista urbano en Zaragoza desde hace más de veinte años y comparto contigo casi todas las reglas.

La iluminación en mi caso es lo más importante pues en invierno vuelvo todos los días de noche por carretera poco iluminada, por esto llevo una dinamo de buje SON con un foco delantero B+M de 60 lux con standlight de 5 minutos, suficiente para que los coches que vienen de frente se planteen reducir la marcha y además luz trasera Brompton también al buje y con standlight. Por si fuera poco siempre llevo un par de linternas de las que se cargan con la mano.

La iluminación la utilizo también de día, es importante que te vean.

El chaleco reflectante lo llevo siempre de noche y de día algunas veces, pero cuando el día esta muy cenizo y con medio niebla he comprobado que me ven antes los coches con ropa oscura al menos por el tipo de calzada que circulo.

En los semáforos, estoy contigo, me quedo a distancia razonable, nunca pegado tragando humos, detrás del coche que me haya tocado, en medio del carril para frenar al de atrás en la salida. Esto, salvo cuando soy el primero del semáforo y hay paso de peatones, en ese caso, una vez que han pasado los peatones me adelanto el trozo del paso de cebra para poder salir antes y no dificultar el tráfico. Esta maniobra es legal en Zaragoza y está contemplada en la Ordenanza Municipal de Peatones y Ciclistas.

Del respeto de los automovilistas no dudo, a nadie le hace gracia cargar con un muerto o los trámites de tener que cargar con un accidente de tráfico, en general el respeto es bueno.

Con los que no tengo tanta confianza es con algunos taxistas. No sé en Madrid, pero en Zaragoza están acostumbrados a hacer una maniobra bastante maquiavélica, yo la llamo la "maniobra del taxista". La maniobra la realizan cuando tienen un ciclista detrás esperando en el semáforo y consiste en arrancar mirar por el retrovisor y cuando ven que acabas de levantar los dos pies del suelo pisan el freno para ver si te caes del susto, a continuación aceleran rieéndose. Lo triste es que la citada maniobra la he vivido no solo en bici, sino dentro de un taxi como cliente, por supuesto le pedí que me bajara inmediatamente.

Mi recomendación, si tienes un taxista delante, deja espacio suficiente y no arranques hasta que lo veas realmente en marcha.

En el siguiente enlace se puede ver parte de mi ruta diaria

Felicidades por el Blog,

enrique

ugo.sou dijo...

ola
Sou um ciclista do Porto, Portugal e concordo quase na totalidade com o que dizes.

Imagino que numa grande cidade como Madrid notas a necessidade de cumprir mais regras para não ser engolido pelos carros. Assim, acho que o que dizes para uma rua de 6 faixas não se aplica a uma rua com apenas 1 ou 2 faixas. Bem como o nível de stress que imagino será muito maior por aí.

Circular pelo meio da faixa (carril) é sem dúvida importante.
Levar sempre luzes.
Considero que pode ser importante usar capacete (casco), embora nem todos os dias o use.
Nunca circulo pelos passeios (aceras).
Nos semáforos só os respeito se fizerem sentido. Muito semáforos são feitos pelos problemas que os carros ocasionam e não existiam se eles não existissem (claro que se não existissem carros não existiam avenidas com 6 faixas). Assim respeitando sempre os peões (peatones) se quiser virar à direita nem olho; chegando ao semáforo procuro ficar sempre à frente dos carros e sair antes deles e se o semáforo for dos que só fazem sentido para os carros arranco.

A bicicleta ocupa muito menos espaço, é muito menos agressiva e muito mais próxima da escala humana. Por isto não acho que tenha de seguir as regras das máquinas.
Quando ando a pé também não respeito os semáforos, apenas o faço quando a ameaça dos carros é grande. Quando ando de bicicleta penso igual.

Também não respeito completamente os STOP ou aproximação de estrada com prioridade, principalmente se for para virar à direito.
Quando o percurso me é favorável não respeito o sentido proibido.

Mantendo minha preocupação do respeito pelos peões e pela segurança minha e dos automobilista, claro está!

Mas imagino que numa mega cidade isto é mais difícil de conseguir.

Continuem a pedalar e até sempre

superkaos dijo...

Eulez, yo recorro la castellana todos los días, voy desde Vallecas hasta el barrio de Fuencarral. Y he comprobado que la mejor y más segura manera de circular es como describe Javier, de hecho estoy convencido de que lo que más me ha ayudado a circular en bici es saber circular en coche. Efectivamente, conducimos vehículos igual que los coches, la única diferencia es que vamos más despacio, aunque ni siquiera eso es siempre cierto.
En Madrid los conductores suelen comportarse correctamente, claro que para que ello suceda tú también debes comportarte como uno más. Te aseguro que es más facil de lo que parece, pero lo primero que hay que hacer es aprender a conducir la bici, resumiendo las técnicas básicas:

1. Aprender a circular en línea recta.

2. Aprender a mirar hacia atrás mientras se conduce en línea recta sin desviarse. Esto que parece una tontería
es fundamental y yo no conduciría en la calle sin saber hacerlo primero.

3. Aprender a cambiar de carril: esto significa ceder el paso al que vaya por el otro carril ya que tiene la prioridad, si van más deprisa que tú debes aprender a negociar, igual que haces con el coche, para que te deje pasar, esto aunque te sorprenda a mi me funciona, pero recuerda, el otro conductor no está obligado a dejarte, si no lo hace le dejas pasar y negocias con el siguiente.

Quizás la última técnica sea la más dificil, pero no hace falta ser superman para dominarla, simplemente ser consciente que conducir una bicicleta, igual que un coche, requiere unos conocimientos, una técnica, y lo también importante creerse de verdad que uno lleva un vehículo y que tiene el mismo derecho a usar la vía pública que los demás. Además ¿Sabes qué? no creo que haya otra manera de hacerlo
de forma segura, cualquier otra cosa es contraria al flujo del tráfico y eso es lo que es peligroso de verdad.