domingo, 18 de enero de 2009

"Jugando" a defender un carril-bici frente al ayuntamiento

Estoy haciendo un International Executive MBA en el Instituto de Empresa (IE). El pasado Jueves tuvimos un workshop sobre presentaciones. En este tipo de workshops se hacen grupos y se le encarga a cada grupo que prepare una presentación para que luego la exponga a toda la clase y así el profesor pueda dar su opinión y sugerencias.

Curiosamente uno de los grupos (no al mío) tuvo que preparar una presentación en la que se defendiera frente a responsables del ayuntamiento la creación de un carril bici desde el Instituto de Empresa (María de Molina 12, Madrid) al centro de la ciudad (que yo interpreté como: "hasta la puerta del sol").


Como no podía ser de otra manera asistí con interés a la presentación de mis compañeros y presté especial atención a los argumentos que usaron. Argumentos que se pueden resumir en:
  1. Menos contaminación 
  2. Más salud
  3. Mejor publicidad para la ciudad
No puedo decir que me sorprendiesen sus argumentos, pero si tenemos en cuenta que casi la totalidad de los componentes del grupo eran extranjeros me llamó la atención la importancia que le dieron al argumento de la publicidad de la ciudad. Obviamente mencionaron Amsterdam, Londres y Paris, pero también mencionaron Barcelona y Sevilla. Hasta ahora yo nunca había considerado ese argumento como uno de las razones para la promoción de la bicicleta; pero me lo apunto. 

Dos conclusiones más obtuve de la experiencia. Una buena y una mala.

La buena es que las escuelas de negocio, el Instituto de Empresa en particular, también hablan sobre la bicicleta. Incluso sus alumnos, los del Internation Executive MBA en particular, los de ese grupo concreto para ser más preciso, se mostraron convincentes y convencidos en sus argumentos.

La mala es que toda la discusión se planteó asumiendo de partida que el carril bici era la única opción posible. Y esto me parece preocupante. No por este ejercicio concreto en el IE, sino porque es algo que creo observar en casi todo el mundo (politicos, ciudadanos no ciclistas e incluso muchos ciclistas urbanos). Me da la sensación que cada vez que se piensa en como integrar la bicicleta en una calle la pregunta a responder es ¿por donde metemos el carril bici?. Y esto me parece preocupante. Yo no creo saber cual es la mejor manera de implementar una movilidad ciclista en Madrid, pero si creo que usar siempre como punto de partida el carril bici es un error.

A cuidarse
Javier Arias González

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Ay Javier Javier.

Para empezar, de las tres razones que apuntas (o que apuntan tus compañeros) dos (menos contaminación y más salud) son efectos de la bicicleta, no del carril-bici. Así que atribuir eso al carril-bici es un tipo de razonamiento chapucero/sofistico que está desgraciadamente muy generalizado, pero que no por eso es más aceptable.

La tercera razon ("buena publicidad para la ciudad") es cierta sólo a medias: es verdad que tener muchos Km de carril-bici queda muy bien entre la clase politica inculta y desinformada, pero ¿y? Al tropemil por ciento de la peña la cosa le trae al pairo: la cantidad de carril-bici que haría falta construir para que entrase en la percepción coletiva es tan enorme que es simplemente inalcancable (incluso en Sevilla, con todo el ruido que han hecho, cuando llegas te preguntas: ¿donde demonios están los carriles-bici? porque 70 km en medio de toda la red de calles es una gota de agua en el mar. Lo que ha hecho notoria a Sevilla no son los CBs, sino la campaña de marketing sobre ellos con la que el Ayuntamiento ha estado dando la vara.

Incluso aplicada honestamente a la bicicleta, el argumento de la "buena publicidad" me parece bastante tonto: decir que hay que promover la bicicleta porque da buena publicidad a la ciudad es como decir que hay que practicar el sexo porque quema calorías: son razones espúrias que no vienen a cuento. Hay que follar, y montar en bici, porque sí, y punto: todas las otras justificaciones sobran. (Eso sí: hay que hacer ambas cosas con seguridad: usar condón y no usar el carril-bici, ja ja ja).

Txarli
Practicante del ciclismo tántrico.
http://bicilibre.wordpress.com

Javier Arias González dijo...

Hola Txarli,

Obviamente su argumentación era que el carril-bici era bueno porque de esta manera se usarían más las bicicletas y que por tanto se obtendrían los tres beneficios mencionados.

Esta claro que para obtener estos tres beneficios derivados de un incremento de uso de la bicicleta el carril-bici no es necesariamente la mejor opción. Pero después de todo el mandato de su ejercicio era que defendieran el carril-bici.

Por otro lado, yo si que pienso que la buena publicidad de la ciudad es un argumento interesante para la promoción de la movilidad en bicicleta. Me parece un argumento al que los políticos se pueden mostrar sensibles.

A cuidarse
Javier Arias González