jueves, 17 de julio de 2008

Videos educativos del Ayuntamiento de Lorca

Hace ya dos meses se envió un mail a la lista de ciudad ciclista un correo en el que se incluían links a dos videos que me han gustado mucho.

Se trata de dos videos de la concejalía de movilidad urbana del Ayuntamiento de Lorca. En el primero de ellos se dan consejos básicos de circulación a los ciclistas.



En el segundo los consejos son para los conductores de automóviles, incluido el de "cuando te sea posible no utilices el coche, caminar o moverte en bici son opciones ecológicas y saludables".



Tienen muchas virtudes estos dos videos. Pero sobre todo me encanta la forma en la que este ayuntamiento se plantea la educación de los ciclistas que circulan por sus calles, fomentando la circulación segura y responsable de los ciclistas. Por poner un único pero, en el primer video (el orientado a los ciclistas) yo hubiese cambiado la frase "En la calzada circula por la derecha, pero utiliza el centro de tu carril cuando te encuentres más seguro, señalizando siempre tus maniobras" por "En la calzada circula por la derecha, pero utiliza el centro de tu carril para circular más seguro, señalizando siempre tus maniobras".


A cuidarse
Javier Arias González

lunes, 14 de julio de 2008

Peatones en los carriles bici

Es una de las quejas que mas oigo (leo, en realidad) a los ciclistas urbanos respecto a los peatones. Los peatones invaden los carriles bici. No los respetan. Se diría que se siente atraídos por su color rojo (o verde, o azul) y no pueden evitar el caminar sobre ellos.

De hecho este es uno de los principales problemas que tienen los carriles bici en las aceras (desconozco su nombre técnico exacto). Los carriles bici en las aceras provocan el enfrentamiento entre ciclistas y peatones. Por un lado los ciclistas ven invadido un espacio que se les ha asignado y por el que, normalmente, han peleado mucho; el carril bici. Pero por el otro lado el peatón se siente invadido y amenazado en su espacio, la acera.

En mi opinión lo que pasa en la mayoría de los casos es que a la hora de construir carriles bici se olvida la que, también en mi opinión, es la primera regla de la movilidad ciclista: "La bicicleta no debe ganar su espacio en la ciudad a costa del espacio de los peatones".

Esta es una regla que creo que es aceptada y compartida por todos los colectivos de ciclistas urbanos que conozco. Sin embargo muchas veces veo (leo) que la regla que se sigue para la construcción de un carril bici es "que se haga a costa del espacio de los coches" lo cual no es exactamente lo mismo.

Es perfectamente posible (y lamentablemente muy, pero que muy, frecuente) construir un carril bici en una acera "a costa del espacio de los coches" y aun así hacerlo de manera que la bicicleta este ganando su espacio a costa del espacio de los peatones. Y creo que es precisamente de este matiz de donde vienen los conflictos peatones<->ciclistas.

Voy a tratar de explicarme con un ejemplo. El carril bici de la calle O'Donell en Madrid. Cuando se hizo la reforma de esta calle se planteó una reducción del espacio destinado a los coches para la construcción de un carril bici en la acera. Es decir, se elimina un carril (o parte, no recuerdo como fue en este caso concreto), se amplia la acera y parte del espacio ganado al coche se dedica a un carril bici. Hasta aquí todo perfecto, se desincentiva el uso del coche porque se le otorga menos espacio, se gana espacio para el peatón y un carril bici para la bicicleta.

Ahora si vemos unas fotos del carril bici que acabó construyéndose...


(fotos sacadas de flickr)
Creo que es fácil llegar a la conclusión de que este carril bici invade el espacio natural de los peatones y que, ahora, poco importa el uso pretérito que tuviese ese espacio. La realidad es que no cumple con la regla: "La bicicleta no debe ganar su espacio en la ciudad a costa del espacio de los peatones" y por tanto los conflictos peatón<->ciclistas están asegurados.

Para mi la clave está en entender que para que la bicicleta no gane su espacio en la ciudad a costa de los peatones no basta con que el espacio que se le asigne sea un espacio anteriormente destinado a los coches. Esta es una condición que puede ser necesaria, pero desde luego no me parece suficiente. En mi opinión es necesario además que el espacio que se le asigne a la bicicleta no invada el espacio del peatón, le permita a éste sus patrones de comportamiento normales en su espacio natural.

Mi conclusión. Cuando alguien plantea la construcción de un carril bici en una acera, además de preguntarme de donde sale el espacio donde se va a construir el carril bici, me pregunto ¿si no pusiese un carril bici ese sería un espacio que usasen de forma natural los peatones?. Si la respuesta es si, en mi opinión ese carril bici representa una promoción de la bicicleta a costa del espacio del peatón y es un claro candidato a provocar conflictos peatones<->ciclistas.

A cuidarse
Javier Arias González

jueves, 3 de julio de 2008

Me han atropellado mientras circulaba en bicicleta

Pues si. Circulaba yo en mi bicicleta el pasado Martes 1 de Julio de 2008 por el Paseo de las Acacias en dirección a la Glorieta de Embajadores, es decir, subiendo.

(Paseo de las Acacias Nº27 - aproximadamente)

El Paseo de las Acacias tiene dos carriles más un carril bus. Yo circulaba por el centro del carril a la izquierda del carril bus, es decir el carril más a la derecha de los dos carriles destinados al resto de vehículos, es decir por el centro del carril del centro. Serían las 8:10 de la mañana, me dirigía al trabajo.

Me gusta subir por el Paseo de las Acacias porque a esas horas no hay mucho tráfico (aunque algo rápido), y el poco que hay puede adelantarme fácilmente por el carril de la izquierda.

Insisto, circulaba yo, es decir no estaba parado, cuando sentí un golpe fuerte en la rueda de atrás de la bicicleta. Todavía no entiendo como es posible pero mantuve el equilibrio. Sentí frenar detrás de mí (después del golpe) y yo miré hacia la rueda de atrás para ver que había pasado.

Lo primero que vi fue la alforja, en la que llevo el portátil del trabajo, a medio caer. Miré más hacia atrás y me encontré con una furgoneta, casi un camión pequeño, parado en mitad de la calle. Acababa de sufrir una colisión por alcance mientras circulaba.

(La furgoneta en cuestión cuando nos apartamos para tomarnos los datos)

Se bajó el conductor visiblemente nervioso y afectado. Yo, sorprendentemente, estaba muy tranquilo. No me había pasado nada, estaba absolutamente ileso. Así se lo dije y traté de tranquilizarle. Decidimos quitarnos del medio de la calle para tomarnos los datos. Se volvió a subir a la furgoneta, aparcó en el carril bus, yo arrastré la bici hasta la acera.

El conductor bajo de la furgoneta con los papeles todavía bastante nervioso. Recuerdo que le puse mi mano en su hombro para tratar de trasmitirle tranquilidad. Me dio toda la información sobre el vehiculo y el tomó mis datos para poder dar parte al seguro. Nos despedimos con un estrechón de manos, él disculpándose una vez más y yo pidiéndole que circulase tranquilo que no había sido nada grave.

Saqué un par de fotos más de la bici para que se viera el estado.


Diagnostico de aficionado. La rueda de atrás hay que cambiarla entera, una de las barras que soporta el transportín está doblada y una de las cintas que sujeta mi alforja se ha roto.

Aparqué la bici en una valla cercana. Puse los dos candados y me dirigí a la estación de metro para continuar mi camino al trabajo.

Ese mismo día me llamaron de la empresa a la que pertenece la furgoneta para pedirme más datos y para confirmarme que ya habían dado parte. Me dijeron que ahora tenía que esperar a que me llame el seguro para ver cuales son los siguientes pasos. En esas estoy.

Es mi primer accidente como ciclista urbano. Podía haber sido mucho peor, podía haberme golpeado a mí, podía haberme tirado de la bici, podía haberme atropellado otro vehículo, podía, en fin, haber sido mucho más grave... mucho más grave.

En estos días no he dejado de preguntarme qué podría haber hecho yo para evitar este accidente. Lo único que se me ocurre es haber llevado un chaleco reflectante; aunque, a plena luz del día, si un conductor no te ve en medio de tres carriles despejados me temo que no va a verte por llevar un chaleco reflectante.

Confieso que pensé en dejar de usar la bici para ir a trabajar. Yo puedo ir a trabajar en metro, tengo línea directa, ni siquiera tengo que hacer trasbordos. Pero sólo dos días después del accidente ya añoro cruzar el Manzanares por el puente de Toledo a las 8:05 de la mañana y subir por el tramo del Paseo de las Acacias que curiosamente es uno de los tramos que más disfruto en mi recorrido al trabajo, y eso que es cuesta arriba. Cuando se lo digo a mi familia, a mis amigos o a mis compañeros de trabajo me miran con desconfianza, como si no supieran si estoy loco o si soy un inconsciente. Si ellos supieran lo que yo disfruto..... Ojalá me arreglen rápido la bici.

A cuidarse
Javier Arias González