martes, 28 de octubre de 2008

Zaragoza y Pamplona permitirán a los ciclistas circular por las aceras

En pocos días han llegado a mí dos noticias de ciudades que en sus ordenanzas piensan permitir a los ciclistas circular por las aceras, parques y espacios peatonales.

Por un lado el diario de Navarra anuncia que "Los ciclistas podrán circular por aceras y pasos de cebra en Pamplona" y por otro adn.es da la noticia de que en Zaragoza "Los ciclistas podrán circular por aceras anchas en 2009" en ambos casos se trata de una ordenanza que se está preparando y, también en ambos casos, se menciona la necesidad de respetar la prioridad ("siempre" en una noticia, "en todo momento" en la otra) la prioridad de los peatones.

¿Son estas buenas noticias? Este tipo de decisiones son controvertidas y no quiero dejar pasar la oportunidad de expresar cual es mi opinión al respecto.

Empiezo diciendo que para mi que un político piense en la bicicleta a la hora de redactar una ordenanza de movilidad ya es en si mismo una buena noticia. En realidad me parece una buena noticia cada vez que un político tiene en cuenta a la bicicleta; y eso a pesar de que luego yo muchas veces no esté de acuerdo con las decisiones que haya tomado ese político. 

Por otro lado en la entrada que escribí sobre el carril bici de General Ricardos ya me mostré partidario de "Modificar la Ordenanza de Movilidad para la Ciudad de Madrid en su articulo 39 cambiando el párrafo que dice "Salvo en las zonas habilitadas al efecto, se prohíbe la circulación de bicicletas por las aceras y demás zonas peatonales." por otro que reconozca el derecho de las bicicletas a circular "por las aceras y demás zonas peatonales" respetando en todo momento la prioridad del peatón en ese espacio y obligando a desmontar de la bicicleta en caso de que la concentración de peatones así lo recomiende."

Desde mi punto de vista no tiene ningún sentido prohibir circular a las bicicletas por una calle peatonal, por el parque del retiro o por un bulevar de la Castellana. También pienso que, en general, una norma "prohibicionista" como esta tiende a complicarse con las excepciones (p.e. niños circulando por las aceras, los padres que acompañan a los niños, etc) y tiende también a no ser cumplida; de hecho la prohibición de circular por las aceras es muy incumplida. De manera que yo abogo por que se permita circular a las bicicletas "por las aceras y demás zonas peatonales" respetando siempre la prioridad del peatón. 

Quiero aclarar que para mi este "respetando siempre la prioridad del peatón" significa que si yo circulo en bicicleta por una acera, un paso de peatones o una calle peatonal y atropello a un peatón la culpa siempre es mía. Por hacer un símil con el mundo de los coches, el que da por detrás siempre paga. Es decir que si he atropellado a un peatón era porque yo iba demasiado deprisa, porque no he mantenido una distancia de seguridad o porque me he empeñado en montar en bicicleta cuando lo aconsejable hubiese sido caminar con ella de la mano, pero en cualquier caso la culpa es siempre mía.

Es decir, hasta aquí estas me parecen dos buenas noticias.

Ahora bien el problema que yo creo ver en estas noticias es que se harán estos cambios en las ordenanzas porque "no es posible incorporar carriles-bici a todas las vías de circulación de la ciudad".  Y entonces las noticias ya no me parecen tan buenas. Y no me parecen buenas porque reflejan una política de la movilidad de la bicicleta que se podría resumir en dos puntos (permítaseme la simplificación al absurdo):
  1. Donde pueda/quiera pongo un carril bici
  2. Donde no pueda/no quiera poner un carril bici el permitir circular por las aceras hará las veces.
En definitiva el problema que creo ver en estas noticias es que el permitir circular a las bicicletas por las aceras parece un fin en si mismo dentro de la política de movilidad. Y yo creo que eso no es ni justo para los peatones ni bueno para los ciclistas.

Mi opinión es que el sitio por el que deben circular los ciclistas es la calzada y que los cambios en las ordenanzas de movilidad deben orientarse a hacer que la circulación en bicicleta por la calzada sea tan  cómoda y conveniente para los ciclistas que éstos no sientan la necesidad de circular por la acera, aunque les este permitido. De esta manera (sólo cuando la circulación en bicicleta por la calzada sea tan  cómoda y conveniente para los ciclistas que éstos no sientan la necesidad de circular por la acera, aunque les este permitido), y pienso que sólo de esta manera, el permitir circular "por las aceras y demás zonas peatonales" ("respetando siempre la prioridad del peatón") es asumible.

Yo se que puede resultar chocante e incluso utópico eso de "que la circulación en bicicleta por la calzada sea tan  cómoda y conveniente para los ciclistas que éstos no sientan la necesidad de circular por la acera". Pero habiendo sentido en mis propias carnes la comodidad y conveniencia de circular por la calzada las modificaciones que a mi me gustaría ver en una ordenanza de movilidad tienen más que ver con la educación de los conductores y los ciclistas y la reducción del tráfico motorizado y de sus velocidades que con la posibilidad o no de "incorporar carriles-bici a todas las vías de circulación de la ciudad". 

Ese tipo de modificaciones a las ordenanzas de movilidad si que me parecerían una buena noticia. Para los peatones y para los ciclistas; para todos en realidad.

A cuidarse
Javier Arias González

Publicar un comentario